“La mente es como un paracaídas, sólo funciona si se abre.”- Albert Einstein

LaMenteHumana

Insulina y Glucagón; Diagrama sobre la regulación de los niveles de glucosa en la sangre

Resistencia a insulina en diabetes T2

Debido a la mala nutrición y obesidad, se ha encontrado una vinculación fuerte, en cuanto a resistencia a insulina. Aquí pueden ver qué es lo que sucede en el proceso de resistencia a insulina, donde los receptores de insulina cambian su estructura, haciendo que no se pueda pegar insulina, que está libre en la sangre.  Al no poder pegarse, no se lleva a cabo el proceso de señalización y por ende los transportadores de glucosa dentro de la célula, no salen a entrar glucosa y luego aumenta el nivel de glucosa en la sangre.

Hace falta una buena nutrición, hacer ejercicios y evitar la obesidad, ya que esto es un factor que puede influenciar grandemente en la resistencia a insulina, llevando a futuras complicaciones, que no solo incluyen la diabetes, sino a todas las enfermedades debido a daños realizados por los altos niveles de glucosa en la sangre.

La variedad en los colores de las tapas de jeringas, ¿Ayudarían al proceso de adaptación de diabetes en niños y adolescentes?

Muchas veces, los procesos rutinarios se vuelven monótonos. La razón de esto, es porque siempre se hace lo mismo, en el mismo sitio, a la misma hora. Por un lado, la rutina es necesaria, ya que se debe seguir una dieta diaria, para poder manejar el control de la diabetes. Hay que tener una rutina y ser organizado con los medicamentos que se suministran, ya que “es tu vida la que está en juego”. Sin embargo, el que se haga una rutina, no significa que esta debe de ser monótona. Lo monótono hace que la diabetes, en algunos pacientes, se vuelva un proceso indeseable y agotador. ¿Por qué? ¿Quién desea tener que estar el resto de su vida inyectándose insulina, a través de una jeringa con tapa monocolor? La realidad es que nadie desearía tener una enfermedad, pero ya que se tiene, hay que verla del lado positivo; es un nuevo comienzo, para tratar de hacer lo mejor por uno mismo y de comenzar a cuidar mas el cuerpo. Ese cuerpo en el que vives y el que necesitas para realizar tus funciones diarias. De manera que, la pregunta es: ¿Cómo hacer el proceso de diabetes uno mas divertido? (Ojo, el que sea un proceso divertido para el paciente, no significa que deje de ser serio). Es decir, la diabetes, al igual que cualquier otra enfermedad, de no ser tratada y cuidada, empeora y puede tener efectos adversos para la salud, pero eso no significa que no se pueda disfrutar de este proceso haciendo ciertos cambios claves.

Las tapas de las jeringas normalmente vienen de un mismo color, anaranjado. En mi opinión, un simple cambio en los colores de las tapas, dentro de un mismo paquete, haría que el proceso no fuera monótono. Imagínese que se levanta y cuando toma una jeringa al azar, para suministrar la insulina, le toca el color rojo, el cual le recuerda el amor y luego, la próxima vez que se inyecta, le sale una violeta, la cual le recuerda que tiene uvas en la nevera y que puede comer unas cuantas, como parte de las frutas necesarias. De la misma manera, al sacar diferentes colores todo el tiempo, haría que el proceso fuera uno, de mayor diversión y no igual de monótono que tener que ver todos los días la tapa anaranjada que detesta ponerse porque está cansado de que sea la misma.

-¿Cuál color de tapa quisieras que te saliera hoy?

[Quisiera saber sus opiniones sobre este foro, muchas gracias.]

Dilema gastronómico; efectos de la pasta en la diabetes mellitus T1

Día a día, implementamos en nuestra dieta los carbohidratos, las proteínas, las hortalizas, los lácteos, las grasas, las frutas y el agua, para mantenernos saludables. Los carbohidratos incluyen, el pan, el arroz, las pastas y las papas, entre otros alimentos. Como parte de las proteínas, se encuentra el pollo, las carnes, el jamón y el queso, el cual es considerado erróneamente como un lácteo. En las hortalizas se encuentra, la espinaca, la lechuga y la zanahoria, que contiene carotenos, los cuales se convierten en vitamina A. En las frutas se encuentran las manzanas, peras, guineos, uvas, la sandía, las cuales aportan ciertas vitaminas y minerales necesarios para el cuerpo. En los lácteos se encuentra la leche de almendra, de soya, de coco y los yogures. Como pudieron notar, no incluyo la leche de vaca, porque no está diseñada para humanos, sino para los becerros, quienes necesitan todo ese aporte de grasas que contiene la leche de vaca. En las grasas, encontramos la mantequilla, los trocos de tocineta que tanto nos gustan, las nueces como el maní, las almendras y etc., pero la realidad es que la muchos de los alimentos ya tienen incluido ese aporte de grasas, y en pacientes diabéticos exigen que haya un control de estas. La razón de ser de esto, será explicado mas abajo, para que entiendan como las pastas y las grasas afectan la resistencia de insulina y por ende, el nivel de glucosa en la sangre.

Este articulo va dedicado a todos esos diabéticos, que tratan de controlar su diabetes y a veces desean darse “esos gustitos” que muchas veces, descontrolan, tanto la dieta como los niveles de glucosa en la sangre. Entre esos desarreglos se encuentran las pastas, como la pizza, los espaguetis, la pasta penne y los coditos, entre otros tipos de pastas, los cuales son carbohidratos. Pero el problema no va directamente dirigidos a que sean carbohidratos, sino a lo que se utiliza para condimentarlo. Muchas veces, se utilizan las salsas rojas y blancas, entre otras y también se le echan quesos u otros alimentos los cuales contienen grasas. Esas grasas entran al sistema afectando la resistencia de la insulina, de manera que a las dos o tres horas, de haber administrado la insulina, cuando se mide el nivel de glucosa, puede aparecer bien, o a veces bajo, eso depende que sistema de rango de medida, le recomendó el médico, ya que cada persona es distinta y reacciona distinto. La cosa viene a que, luego de cenar, te acuestas y cuando despiertas al otro día, encuentras que el nivel de glucosa está elevado y no entiendes por qué. La hipótesis va dirigida a que, al comer las pastas que contienen tantas salsas y grasas incluidas, por la condimentación de estas, esto causa que se afecte la función de la insulina. Además, las pastas son carbohidratos complejos los cuales tardan mas tiempo en digerirse. Por otro lado, la complementación de este problema va a que los pacientes que utilizan insulina de acción rápida, esta trabaja, de manera óptima, en alrededor de tres a cinco horas, dependiendo cada individuo y el sistema tarda mas en metabolizar la pasta.

Según la comunidad científica, las grasas se consideraban como agentes que no afectaban los procesos metabólicos, pero poco a poco, se ha encontrado que las grasas si juegan un papel en el metabolismo. Se ha encontrado que estas grasas contribuyen en la resistencia de insulina, mencionada anteriormente. Esa resistencia significa que tomará mas insulina para mover la glucosa de la sangre al interior de la célula, para luego ser utilizada como energía, o para almacenarla. También, estudios han revelado que los ácidos grasos libres afectan la cantidad de insulina secretada por las células betas del páncreas, aunque el mecanismo utilizado para este estudio es desconocido. Por otro lado, las pastas, junto a sus grasas incluidas, cambian el tiempo de aumento en nivel de glucosa, gracias a lo lento que conlleva su digestión. Las grasas toman 5-6 horas para digerirse completamente y al haber grandes cantidades de grasa en el sistema, va a tardar mas tiempo de lo normal para que estas se puedan digerir y que luego de que se digieran los carbohidratos, estos entren a la sangre para ser entrados a la célula. La cosa es que, como lo he mencionado antes, la insulina va a trabajar, tratando de atrapar la glucosa escasa en la sangre, ya que no se ha metabolizado, y eso conllevaría a que el nivel de glucosa disminuya. Al disminuir, podría convertirse en una hipoglucemia, en la que habría que tomar jugo, o tabletas de glucosa para aumentar los niveles. Luego de que aumenta el nivel de glucosa y luego se estabiliza, uno se acuesta pensando que todo está bien, pero luego al metabolizarse esa glucosa, tarde, aumentan los niveles de azúcar y esa es la razón por la cual aparece al otro día una lectura de glucosa, descontrolada del nivel que se desea.

De manera que se sabe que las comidas altas en grasa afectaran la función de la insulina en el cuerpo, es preciso ir a una nutricionista el cual pueda preparar una dieta, de acuerdo al individuo, que no sea elevada en grasas para poder evitar estos problemas que van afectando poco a poco el sistema. Es necesario seguir leyendo sobre esto, en otros foros y páginas de internet para poder concientizar sobre qué es lo mejor para su salud. Además, es necesario preguntarle a su doctor sobre estas cosas que pueden estar afectando sus destrezas y el control de la diabetes, ya que la experiencia de su médico, servirá para que usted pueda controlar la diabetes y continuar una vida mas sana.

Referencia:

Joslin Communication. (2007). Why Does Fat Increase Blood Glucose?. 3 de febrero de 2015, de Joslin Diabetes Center Sitio web: http://blog.joslin.org/2011/09/why-does-fat-increase-blood-glucose/

Neal Barnard, MD. (2011). What Does It Mean To Be Insulin Resistant?. abril 2015, de vegetarian times Sitio web: http://www.vegetariantimes.com/article/ask-the-doc-what-does-it-mean-to-be-insulin-resistant/

Introducción a la diabetes

La diabetes es una enfermedad en la que el cuerpo no puede regular los niveles de glucosa en la sangre. La glucosa se consume a través de los carbohidratos, por ejemplo el pan, las pastas, el arroz y etc, y se utiliza como energía para las células. Esa energía es la que hace que podamos caminar, correr, reir y estudiar, entre otras cosas comunes en nuestro diario vivir. Existen tres tipos de diabetes: diabetes tipo I, diabetes tipo II y diabetes gestacional. De manera que, se explicará cada una, de modo que luego de terminar este articulo, se obtenga un mayor conocimiento acerca de la diabetes, sus causas, los síntomas comunes, como trabajarla y sus posibles complicaciones.

La diabetes mellitus tipo I, mejor conocida como la “diabetes en la juventud”, “la diabetes infantil”,  “insulinodependiente”, es la diabetes menos común, la cual afecta entre 5% a 10% de los pacientes diagnosticados con diabetes. Se le conoce así porque es mas común en niños y adolescentes, aunque se han dado casos de diabetes tipo I en adultos.  Esta se presenta como una disminución en la producción de insulina, realizada por el páncreas. La insulina es una hormona producida por las células beta, la cual ayuda a la movilización de la glucosa en sangre hacia la parte interna de la célula. Ya mencionado antes, esa glucosa dentro de la célula se almacena y luego se utiliza como energía. Cuando hay una disminución en la producción de insulina, el nivel de glucosa en la sangre aumenta de manera progresiva, haciendo que la célula utilice otras fuentes de energía, como los lípidos, causando problemas posteriores. Al quedarse alto el nivel de azúcar, se cataloga como hiperglucemia; “hiper”-alto, “glucemia”-concentración de glucosa en la sangre. La causa de la diabetes tipo I es desconocida pero existen unas posibles causas las cuales incluyen, la genética, la auto-inmunidad, los viruses y las sustancias químicas, entre otros causantes. Los síntomas de la diabetes tipo I incluyen la sed excesiva, el mareo, el cansancio, la visión borrosa, los calambres, la pérdida de peso e ir a orinar con una frecuencia mayor de la normal. Cuando los niveles son muy altos, se presentan otros síntomas como: alta frecuencia cardíaca, boca seca, aliento y olor de la orina dulce, nauseas, vómitos y dificultad para tragar. Para saber si tienes el nivel de glucosa en la sangre alto, se hace una prueba con una gota de sangre, utilizando un glucómetro el cual, dependiendo la precisión y exactitud, exhibirá el nivel de glucosa en la sangre. La manera de tratar los pacientes de diabetes tipo I es utilizando la insulina, e introduciéndola subcutáneamente, es decir, en el tejido corporal y no directamente al músculo. Existen distintas formas de suministrar la insulina, las cuales incluyen, la inyecciones, “el bolígrafo” y los infusores o bombas de insulina, entre otros métodos. A los pacientes de diabetes tipoI, no se les puede suministrar las famosas pastillas de insulina por dos razones; la primera es que el ácido que produce el estomago las destruiría y segundo porque esas pastillas tienen distintas funciones, las cuales incluyen la disminución de digestión del azúcar y el bloqueo del hígado para no producir azúcar, esto causa que la célula aun no pueda obtener la glucosa y conllevaría a problemas posteriores.

La diabetes tipo II, mejor conocida como “la diabetes en la a dultez y vejez” o “la enfermedad del estilo de vida”, es causada porque el cuerpo no puede suministrar la cantidad de insulina necesaria para contrarrestar la cantidad de glucosa presente en la sangre. Este tipo afecta del 90 al 95% de los pacientes diagnosticados. Actualmente, debido a problemas en la nutrición y actividad física, la diabetes tipo II está afectando a la población juvenil. Las causas principales son la herencia y el estilo de vida. El estilo de vida hace que aparezca esta enfermedad, ya que hoy día, se comen mas porciones de comida, pero no necesariamente de comida saludable, se hace menos actividad física, debido a la presencia de los videojuegos, la televisión, y mas que todo, la falta de educación sobre esta enfermedad y otras. Los síntomas de la diabetes tipo II incluyen, la sed, orinar con frecuencia, las infecciones, las ulceras tardan en sanar y la falta de energía. Otras personas no presentan los síntomas, de manera que la única forma de descubrirla es haciendo un examen médico rutinario o una prueba de tolerancia a la glucosa.  Para tratar la diabetes tipo II se utiliza el llamado “triangulo de curación”, el cual incluye una mejoría en la nutrición, un aporte de actividad física, y la utilización de medicamentos, los cuales con el tiempo, si se presenta una buena respuesta al tratamiento, se podrán dejar de usar, ya que los motivos principales son la falta de ejercicio y la mala dieta.

La diabetes gestacional, es la presencia de niveles altos de glucosa en la sangre durante el embarazo. Esta es causada por un bloqueo en la función de la insulina, debido a hormonas producidas en el embarazo. Esto está presente en mujeres mayores de 25 años, si son hispanoamericanos, afroamericanos, nativos, si hubo diabetes en antepasados, si el bebé pesó mas de 9lbs., si tiene hipertensión, sobrepeso, entre otros factores. Los síntomas incluyen visión borrosa, fatiga, sed, nauseas y vómitos, y pérdida de peso. Los tratamientos incluyen, ejercicio y dieta para controlar el nivel de glucosa en la sangre, y si esta no se puede controlar, se puede utilizar insulina o pastillas para controlar los niveles de glucosa.

Las posibles complicaciones de la diabetes, incluyen las enfermedades oculares, las enfermedades renales, los problemas cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares. Para la diabetes tipo I, se incluye la hipoacusia, enfermedades periodontales y la candidiasis, entre otras complicaciones.

Referencia:

Alemzadeh R, Ali O. Diabetes mellitus. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW III, et al., eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2011:chap 583.

Eisenbarth GS, Buse JB. Type 1 diabetes mellitus. In: Melmed S, Polonsky KS, Larsen PR, Kronenberg HM, eds. Williams Textbook of Endocrinology. 12th ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2011:chap 32.

American Diabetes Association. Standards of medical care in diabetes — 2014. Diabetes Care. 2014;37:S14-S80.

Buse JB, Polonsky KS, Burant C. Type 2 diabetes mellitus. In: Melmed S, Polonsky KS, Larsen PR, Kronenberg HM, eds. Williams Textbook of Endocrinology. 12th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011;chap 31.

Pories WJ, Mehaffy JH, Staton KM. The surgical treatment of type two diabetes mellitus. Surg Clin North Am. 2011;91:821-836.

Stone NJ, Robinson JG, Lichtenstein AH, et al. Treatment of blood cholesterol to reduce atherosclerotic cardiovascular disease risk in adults: synopsis of the 2013 American College of Cardiology/American Heart Association cholesterol guideline. Ann Intern Med. 2014;160:339-43.